sábado, 31 de diciembre de 2011

Fronteo

Me criticas por lo que he hecho,
Por lo que la luna oculta en la oscuridad,
Por mil rumores de guerras que perdidas se fueron,
Y porque te miro con mis ojos bajos.

Me dices que de nada valgo,
Mientras miras estrellas para no ver mi rostro,
Entre tanto tu corazón palpita lentamente,
Pensando que un día te van a descubrir.

Y tú piensas que soy sólo un pasatiempo,
Para el tiempo que pasa sin dejar huellas,
Entre tanto descubres que entre sombras oscuras,
Te miro queriendo que desaparezcas.

Y fronteas mi vida como un subversivo,
Mientras te escondes con miedo por lo que pueda decir,
Pensando en silencio el qué sería de ti,
Si tan sólo mi boca fuera un manantial.

Me dices palabras que siniestras son,
Pero espera que pase el anochecer,
Donde los lobos no aúllan, las sombras se van,
Y veras que descubres lo que en verdad soy.

Entonces, entre luces y el amanecer,
Descubrirás que no tienes nada más que pensar,
Mientras yo me invento un nuevo mundo,
En donde no encuentre tu rostro por compasión.

¿Y piensas que el tiempo no te va a cobrar? 
Si es que lo que no quería es hacerte caer,
Porque necesitaba que pensaras después,
Que podías tenerme arrodillado a tus pies.

Me critican por lo que he hecho,
Porque miro o no lo que pasa,
Mientras camino por las calles como un ser anónimo,
Y te miro en la esquina buscando un por qué.

Me dices que simplemente no valgo para vivir en tu espacio,
Que busque otro planeta en donde no nos encontremos,
Mientras me tiras sarcasmos que sólo me revientan,
Y me dejan callado en medio de sollozos.

Y tú que no miras lo que pasa a mi lado,
Como el rio corre camino al océano,
Mientras el tsunami de mis mejores letras,
Golpean lo hondo de tu corazón.

Y me dices, repites, que camine callado,
Pero sabes que ahora que te miro a mi lado,
Comprendo que al virarte lo que buscas simplemente,
Es que yo te respetes por lo que no has conseguido.

viernes, 30 de diciembre de 2011

Otro año

Otra vez nos toca celebrar,
Una nueva navidad ha llegado ya,
Entre cantos de alegría y un aire sin igual,
Y gorriones que cantando entonan felicidad.

Poco a poco se marchita el año que queda atrás,
Y se espera un nuevo año para volver a comenzar,
Mientras se cuentan las horas para dejar de llorar,
Y poder todos unidos salir a celebrar.

La dulzura que se siente entre cada caminar,
Se compara con los sueños de un nuevo año sin par,
En el que tomados de la mano ponemos a volar,
Ilusiones y esperanzas que palpitan sin parar.

Ha llegado navidad, un nuevo año va a empezar,
Dejamos los dolores de ese que se va,
Nos saciamos de lo poco que nos queda ya,
Mientras otra nueva vida está a punto de llegar.

No nos valen las palabras, ellas son simple siluetas,
Mientras los fantasmas prueban encontrar habitación,
Entre fenecidas horas que se quieren quemar,
Por el fuego de alegría que recorre el corazón.

Otra vez nos toca celebrar,
Movamos nuestra mente a dejarlo todo atrás,
Porque llegan nuevas horas que podemos empezar,
Para escribir nuevas historias pruebas de tenacidad.

Entre tanto los barrotes se derrumban sin pensar,
Y los sueños vuelan libres por toda la eternidad,
Ya las penas se han muerto, sin volver la vista en pos, 
De fragmentos que las dejen quedarse hasta el final.

Ha llegado navidad, un nuevo año viene ya,
Y preguntas si es posible una letra más,
Si de ellas está bañada la colina que al cruzar,
Te lleva nuevamente a soñar con la posibilidad
De ser alguien en la vida y dejar ya de llorar.

Así que únete a los cantos de las aves que sin parar,
Entonan dulces cantos que saben a navidad,
Porque saben que ha llegado la hora de despertar,
Del largo sueño de un año que ya no volverá.

Y si acaso te faltasen razones para celebrar,
Sólo piensa que ha llegado una nueva navidad,
Y que en ella el destino te da una nueva posibilidad,
De cambiar lo que has sido, y volver a comenzar.

domingo, 18 de diciembre de 2011

ME AHOGA TU RECUERDO

Me ahoga tu recuerdo,
Ese nombre que de lejos musitaba,
El clarear de tus ojos centinelas,
Y la luna que se posa en tu ventana.

La canción que contigo yo escuchaba,
Las letras que te escribía,
Mientras tomabas decisiones importantes,
Que nos unían cada día más y más.

Más ahora que me ahogo en tus recuerdos,
Que me embriago con ideas de un futuro,
Sólo leo como tomas nuevos rumbos,
Y yo aquí encerrado en tu prisión.

Y yo que lo intenté todo por ti,
Atreviéndome a correr ante los riesgos,
Por un beso de tu boca enamorada,
Y enviciarme en el sabor de tus amores.

Volviéndome yo loco por mirarte,
Por tenerte aunque sea un segundo,
Escondido entre rincones indecibles,
Para llevarte en un abrazo a la locura.

Pero recurro al viento mañanero,
Comprendiendo que te fuiste sin despedirte,
Sin saber yo la razón de tu partida,
Y de ese no que jamás me dijiste.

Más pienso nuevamente en ti,
Y el saber que sólo te tengo en mi mente,
Mientras viajas por el mundo de los sueños,
Sin las alas que dejaste en tu partida.

Y yo aquí ahogándome en recuerdos,
Enviciado de las bellas fantasías,
De los planes que estaban en mi mente,
Y que sólo se escribían entre notas.

Enloqueciendo con el olor de tus pasos,
En pasillos que recorro entre locuras,
Con el corazón débil de no poder verte,
Y saber que ya no podré tenerte.

Ahogándome en miles de memorias,
Esas mismas que surgieron una noche,
Cuando viento tu rostro tan dulce,
Extasiado me fui enamorando.

Y ahora que ha pasado el tiempo,
Y que ya no te tengo aquí,
Sólo queda el dolor de tu partida,
Y el no saber la razón de tu partida.

Queda simplemente el mirar al infinito,
Tratando de buscarte en una estrella,
Esperando quizás que me recuerdes,
Y que un día llegues pronta nuevamente.

Y un veneno que me mata lentamente,
Entre notas de canciones mañaneras,
Las que juntos escuchamos entre besos,
Y que sólo son espinas que me matan.

Queda esta triste agonía,
Mientras trato de volver a la vida,
Esa misma que perdí cuando te fuiste,
Y que no fui capaz de levantar.

Mientras pregúntome dónde quedaron tus besos,
Esas palabras que dijiste a mi oído,
Si quizás aun recuerdas los momentos,
O miras clara mi imagen entre fotos.

Mientras me ahogo en las lágrimas del alma,
Mientras caigo en un abismo sin retorno,
Más profundo que el infinito infierno,
Que circunda mi espacio ya desolado.


Y en ese ahogo busco tu aliento,
busco tu risa, tus labios, tus ojos,
esa luz que de a poco se pierde,
en el silencio de tu dura ausencia.

martes, 6 de diciembre de 2011

Al horizonte

No me volverás a ver al horizonte,
Me he marchado para no volver,
Mientras los sauces se desgranan en el parque,
Del viejo pueblo en el que crecí.

Se han marchado mis pasos,
Hacia senderos desconocidos e inhóspitos,
En el que sólo fantasmas me persiguen,
Y de los cuales me debo defender.

Ahora que soy huésped  de otras plazas,
Donde los sueños se han transformado,
Y la sombra de tu presencia,
Se ha hecho difusa y casi oscura.

No me volverás a ver en el horizonte,
El arcoíris de una mañana me abandonó,
Mientras mis pasos se fueron alejando,
Entre un viejo barco en el cual zarpé.

Y aunque lloré en la despedida,
Mientras recuerdos me agobiaban,
Ahora tengo un nuevo hoy,
En el cual puedo ver un nuevo amanecer.

Ahora hay un nuevo sol,
El mismo que en antaño vislumbré,
Entre letras que se esfuman como el tiempo,
Y no quedan más que en el recuerdo.

No me volverás a ver en el horizonte,
Aunque creas aún que estoy loco,
Pero será lo mejor para el futuro,
Aunque con ello marchite mi jardín.

Aunque ahora parezca todo sombra,
Y el llanto se derrame entre mi plaza,
No volverás a verme en el horizonte,
Porque desde el barco por fin te dije  adiós.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Alegría

Una música se escucha en el viento,
Mientras el aire se vuelve cálido,
Entre tus sonrisas tan calurosas,
Y la vibra de tu inculme alegría.

Y es sólo ver tu rostro,
Y el ambiente que hay en el cielo,
Se transforma como la aurora,
En un bello amanecer.

Todo cobra colores,
Todo se vuelve multicolor,
Entre arcoíris multifacéticos,
Y las ganas de eternidad.

Una música se escucha al viento,
Y no es un simple gorrión,
Es tu dulce sonrisa,
Y tus ganas de vivir.

Y entre los cantos que se escuchan,
Se va todo dolor,
Mientras deleitas con tu alegría,
Que un mundo puede crear.

Una música se escucha en el silencio,
Mientras los fantasmas se escabullen por temor,
Al escuchar tu sólo nombre,
Y al verte en la puerta entrar.

Todo es calma y sosiego,
Serena felicidad,
Que aún sin estar presente,
Te quedas a perpetuidad.

Por eso no digas nada,
Quédate sólo así,
Que si faltasen las palabras,
Nos sobra felicidad,
Cuando teniéndote frente a frente,
Tu calor todo lo transforma,
En un ambiente sin igual.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Soledad

La soledad es la inquilina de un pueblo fantasma,
La que te roba toda esperanza,
La que teniendo el sol siempre se oculta,
La que me falta aquí en tu ausencia.

La soledad es el poeta que huele a muerte,
El ojo que muere un día sin verte,
Es la que se ha acostumbrado a vivir sin tenerte,
Y aún así tiene miedo a un día perderte.

La soledad es la música que toca un viejo piano,
La línea que cruza la palma de mi mano,
Esa daga que hiere profundo mi costado,
Mientras yo deliro en mi corazón enamorado.

La soledad es ese viento apresurado,
Es un vaso envenenado que se sorbe de un trago,
Es saber que sin medida ya todo ha fallado,
Y sin embargo tener claro que siempre te he esperado.

Esa misma que tú piensas,
De la que huyes en carreras,
La que dejaste entre migajas,
Mientras corrías como mariposa tras las flores.

La soledad es la compañera de la infancia,
Lo que dejaste detrás de una maravilla,
La que se queda mientras todo pasa,
La que no pasa aunque todo muera.

Es la soledad con mil caras diversas,
La misma que pasa escondida con coraza,
La que duele al despertar y no sentir que me abrazas,
Y aniquila mi mente esperando tus palabras.

jueves, 17 de noviembre de 2011

CONFUSIÓN

Un día vienes y al otro te vas,
Como si nada hubiese pasado,
Dejando la soledad en la casa,
Y las flores nuevas marchitas.

Esas mismas que con ganas cultivé,
Que fueron pensadas para que reposen,
En tus manos amantes que llegaron,
Cuando yo nunca las llamé.

Un día vienes y al otro te vas,
Sin explicación aparente que descanse,
Este abatido corazón amante,
Que sólo espera que vuelvas a llegar.

En un conteo de minutos casi eternos,
Que en nada se parecen a la muerte,
Pero que con su muerte por segundos,
Me laceran en lo profundo hasta aniquilarme.

Un día vienes y al otro te vas,
Sin palabras comprensibles que descifren
Lo que pasa al día siguiente con tu ausencia,
Poniendo en mí una prueba del amor.

Sin saberlo, sin pensarlo, sin decirlo,
Sin tomar la decisión de averiguarlo,
Esperando simplemente el nuevo día,
Para volver a proponerte el amor.

Un día vienes y al otro te vas,
Y yo que tengo ganas de llevarte más allá,
Hacia el sol que ya reposa en soledad,
Y que quiero regalarte con un amanecer.

Hacia el infinito firmamento que contemplo,
Cuando no te encuentras a mi lado,
Sin saber si en otros brazos tú te encuentras,
O quizás es simplemente un descanso.

Un día vienes y otro te vas,
Mientras yo pierdo esperanzas al marchar,
Y pensando que en lo eterno yo te espero,
Cuando ya todo empieza a perecer.

Pues tu ausencia me hace un daño inmortal,
Es como una dura prueba que yo quiero superar,
Mientras te pido ansioso que ya no te vayas más,
Y te quedes a mi lado para siempre, hasta el final.

Un día vienes y otro te vas,
Y se desgaja el calendario que me recuerda el ayer,
Mientras yo solamente te quiero decir,
Que si decides regresar me lo digas para esperar.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Es

El sol ya casi sale, es el amanecer,
Mientras a oscuras pregúntome silencioso
Qué es el amor que mana
De lo profundo del corazón.

Las sombras destilan asfixiantes sus tentáculos,
Mientras el viento llena toda mi habitación,
Entre miles de pensamientos
Que sólo llevan tu nombre.

Mi corazón, entre tanto, palpita fuertemente,
Entre noctámbulos matutinos de amanecer,
Entre palabras bohemias que surgen sin cesar,
De tan solo sentirme alejado de ti.

Y yo sé que comprendes que quiero ser de ti,
Si pudiese dijera al aire que se aleje de mí,
Para que el no te robe mi palpitar,
Y sea eterno a tu lado todo lo que soy.

Caminar si pudiese entre valles solaces,
Tomado de tu mano junto a un sonreír,
Entre dioses inventados que me saben a ti,
Y que tienen la fuerza de traerte hasta mi.
Si tan sólo escuchases esta pobre canción,
De mil ruiseñores que suspiran por ti,
Y un lucero nocturno te pudiese visitar,
Contándote melancolías que se pintan de barniz.

Ya casi sale el sol, en este anochecer,
Y me pregunto si acaso podrás llegarte a enamorar,
De un pobre estribillo de amanecer,
O de un loco que te busca sin fin.

Si tan sólo esperaras una simple canción,
Un poema, un verso, un suspiro locuaz,
Una flor que invisible no se quiere marchitar,
Y serenatas de noches que estrelladas se van.

Ya casi sale el sol, y me pregunto quizás,
Si algún día escribiendo te puedo inmortalizar,
Para que nadie me quite la felicidad,
De tenerte conmigo, y poderte mirar,
Diciéndote siempre lo que es el amor.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Misterio

¿Qué es el amor?
La línea perfecta del viento,
El ansia de estar acompañado,
De mirar las estrellas, entre suspiros.

¿Qué es el amor?
Es la llama tan fuerte, del cielo propicio,
La bitácora de sueños que están vagabundos,
El mirar tu rostro: como ángel venido de la eternidad.

¿Qué es el amor?
Recurrir a interrogantes que nos aniquilan,
Un olvido recurrente de mi pensamiento,
Un mortífero sueño de estar caminando
Entre rosas y espinas para poderte encontrar.

¿Qué es el amor?
La brújula que perdida te lleva hacia un puente ausente,
El mapa que me lleva al dulce regazo
De tu corazón cálido que yo he anhelado.

¿Qué es el amor?
Una canción en la noche entonando tu nombre,
Agua fresca en mi campo totalmente desierto,
Una dulce brisa que te roba un beso.

¿Qué es el amor?
Explícame tú si esto no fuese,
Aférrame a un posible tenerte a mi lado,
Dejándolo todo para ganarte por siempre.

miércoles, 31 de agosto de 2011

Naturaleza


Escucho el zigzaguear del viento,
entre miles de estrellas multicolor,
con el tono tan celeste de la luna,
y un arco iris de ilusión.

Escucho el rozar del viento,
mientras mis pasos descienden a sus campos,
en medio de caminos tan oscuros,
que se iluminan con el ansia de encontrarte.

Si, lo escucho, lo veo, lo creo,
es el árbol que siempre he estado buscando,
ese mismo del Edén jardín,
que me hace encontrarme entre amores.

Sí, te encuentro, te veo, te escucho,
son tus frutos tan dulces y galantes,
en medio de esta selva tan espesa,
que te oculta del cruel depredador.

sábado, 20 de agosto de 2011

Sólo esta noche


Quédate conmigo tan sólo esta noche,
Pues las luciérnagas duermen en descampado,
Y temo a lo oscuro que se me presenta,
El sueño velado de aquel manantial.

Quédate conmigo tan sólo esta noche,
Cantemos, gritemos, mientras duermen al viento,
Millares de ángeles que siguen velando,
La placida noche de mil enamorados.

Quédate conmigo tan sólo esta noche,
Prometo reírme de las fantasías,
De aquellos hechizos de la primavera,
Dormidos entre lunas de mil amaneceres.

Quédate esta noche, y sólo esta noche,
Después puedes irte al despuntar el alba,
No pienso detenerte si es lo que deseas,
Y entre la niebla verter tus encantos.

Quédate conmigo tan sólo esta noche,
Es luna de invierno, y llora melancólica,
La ausencia del viento de cálido verano,
Que surca los cielos brillantes de estrellas.

Quédate esta noche y cantaremos proezas,
De valientes hombres que quedaron antaño,
O si quieres bebemos del vaso divino,
De elixir festivo que quedó pendiente.

Quédate conmigo tan sólo esta noche,
Para grabar la mirada celeste en tus ojos,
Y preservarla en el tiempo que nunca muere,
Aunque pasen las horas en inhóspitos días.

Quédate, es suplica que brota del alma,
Si acaso algún día pudiste escucharla,
Cuando entre mis brazos miraste el futuro,
De un amor que perdido agoniza en el huerto.

Quédate conmigo, tan sólo hoy,
Mañana prometo quedarme en tu ausencia,
O si lo prefieres miraremos los rayos,
Del sol que visita mi vieja ventana.

Quédate conmigo tan sólo esta noche,
Pero no como fantasma que mutila mis miedos,
Sino como sueño de aquella otrora,
En que fuimos felices vagando en el viento.

Quédate al menos hasta que acabe esta copa,
Que es dulce veneno que quema mis venas,
Después nos despediremos y miraré al infinito,
Contemplando el sueño que miré despierto. 

jueves, 18 de agosto de 2011

Pretendes

Pretendes quedarte en silencio,
huír como agua de ríos,
hacia campos profundos de un océano,
que es simple camino a la muerte.

Pretendes quedarte en silencio,
en la noche profunda y oscura,
como si se fuesen las palabras,
en cada estrella que miras callada.

Pretendes quedarte en silencio,
como un acto profundo y decidido,
de una fe que te sabe a sonrisa,
al mirar entre mi desespero.

Pretendes quedarte en silencio,
con la dulzura de una sonrisa,
mirando a los ojos opacos,
que iluminas con los tuyos brillantes.

Pretendes quedarte en silencio,
dejando crecer mi ansiedad,
de saber si me amas o lo olvido,
si vendrás conmigo hacia el viento.

Pretendes quedarte en silencio,
y me encanta mirarte en tu mesa,
con tu rostro de ángel divino,
que de tí a mí me enamora.

sábado, 13 de agosto de 2011

Imagen

Explícame que es lo que pasa en el fondo de mi ser,
Que siento mis latidos golpeando sin querer,
Al mirar tu dulce imagen que reposa en el papel,
Y que yo abrazo entre amores muy pegada a mi piel.

Comprendo tu extrañeza, nada debes decir,
Y lo único que hago en el día es fingir,
Que te tengo a mi lado, dando vueltas sin parar,
En mi mente que confusa se quiere aniquilar.

Pero no puedo decirte nada, lo que hago es sentir,
Que te marcas dulce mente, y sin nada que argüir,
Mientras el dolor me marca dentro, en el corazón,
Cuando escucho en soledades una dulce canción.

Explícame que es lo que pasa, tú lo puedes decir,
Que al mirar tu dulce imagen yo no puedo fingir,
Que te llevo tan clavada, en el fondo de mi ser,
Y deseo augustamente el día de volverte a ver.

Ese día en que aparezca dulcemente para mí,
Mirándome a los ojos y que me digas que sí,
Que has pensado ampliamente, entre noches desesperadas,
El sentido que se guarda en cada una de mis palabras.

Cómo digo que te extraño tan lejana y olvidada,
Cómo abrigan mis mañanas esa luz de tu mirada,
Entre papel que ha impreso lo más bello de tu imagen,
Una foto que he evitado que otras manos toquen.

Explícame que pasa, dime sólo un por qué,
Dame sólo un motivo, porque pienso que pequé,
Al robarme tu confianza sin nada que esperar,
Porque simplemente en mí no quieres pensar.