domingo, 18 de diciembre de 2011

ME AHOGA TU RECUERDO

Me ahoga tu recuerdo,
Ese nombre que de lejos musitaba,
El clarear de tus ojos centinelas,
Y la luna que se posa en tu ventana.

La canción que contigo yo escuchaba,
Las letras que te escribía,
Mientras tomabas decisiones importantes,
Que nos unían cada día más y más.

Más ahora que me ahogo en tus recuerdos,
Que me embriago con ideas de un futuro,
Sólo leo como tomas nuevos rumbos,
Y yo aquí encerrado en tu prisión.

Y yo que lo intenté todo por ti,
Atreviéndome a correr ante los riesgos,
Por un beso de tu boca enamorada,
Y enviciarme en el sabor de tus amores.

Volviéndome yo loco por mirarte,
Por tenerte aunque sea un segundo,
Escondido entre rincones indecibles,
Para llevarte en un abrazo a la locura.

Pero recurro al viento mañanero,
Comprendiendo que te fuiste sin despedirte,
Sin saber yo la razón de tu partida,
Y de ese no que jamás me dijiste.

Más pienso nuevamente en ti,
Y el saber que sólo te tengo en mi mente,
Mientras viajas por el mundo de los sueños,
Sin las alas que dejaste en tu partida.

Y yo aquí ahogándome en recuerdos,
Enviciado de las bellas fantasías,
De los planes que estaban en mi mente,
Y que sólo se escribían entre notas.

Enloqueciendo con el olor de tus pasos,
En pasillos que recorro entre locuras,
Con el corazón débil de no poder verte,
Y saber que ya no podré tenerte.

Ahogándome en miles de memorias,
Esas mismas que surgieron una noche,
Cuando viento tu rostro tan dulce,
Extasiado me fui enamorando.

Y ahora que ha pasado el tiempo,
Y que ya no te tengo aquí,
Sólo queda el dolor de tu partida,
Y el no saber la razón de tu partida.

Queda simplemente el mirar al infinito,
Tratando de buscarte en una estrella,
Esperando quizás que me recuerdes,
Y que un día llegues pronta nuevamente.

Y un veneno que me mata lentamente,
Entre notas de canciones mañaneras,
Las que juntos escuchamos entre besos,
Y que sólo son espinas que me matan.

Queda esta triste agonía,
Mientras trato de volver a la vida,
Esa misma que perdí cuando te fuiste,
Y que no fui capaz de levantar.

Mientras pregúntome dónde quedaron tus besos,
Esas palabras que dijiste a mi oído,
Si quizás aun recuerdas los momentos,
O miras clara mi imagen entre fotos.

Mientras me ahogo en las lágrimas del alma,
Mientras caigo en un abismo sin retorno,
Más profundo que el infinito infierno,
Que circunda mi espacio ya desolado.


Y en ese ahogo busco tu aliento,
busco tu risa, tus labios, tus ojos,
esa luz que de a poco se pierde,
en el silencio de tu dura ausencia.

3 comentarios:

libres todos dijo...

Y que sólo son espinas que me matan.
...EMPIEZO A VER ESTE SITIO, GRACIAS Y LO VOY A SEGUIR.. AMPLIA RIQUEZA EL POEMA!!!
CLAUDIA MIGLIORE
LIBRES TODOS

libres todos dijo...

Y que sólo son espinas que me matan.
...EMPIEZO A VER ESTE SITIO, GRACIAS Y LO VOY A SEGUIR.. AMPLIA RIQUEZA EL POEMA!!!
CLAUDIA MIGLIORE
LIBRES TODOS

Anónimo dijo...

ME ENCANTA!!